martes, 16 de enero de 2018

Hay, poetas, muchísimo que escribir


"La poesía llega a cambiar personalidades, vidas y el modo de ver las cosas" 


Él es José Montero, más conocido como Gato Viejo. Poeta, activista político, un hombre comprometido con la sociedad y la cultura. Tiene cuatro libros publicados, colaborador del Gremio de Escritores del Perú, director del Grupo Editorial Gato Viejo y apuesta por los nuevos escritores del país.

Decidí retomar esta sección de entrevistas porque "el Gato" ha hecho un buen trabajo en estos años a pesar de todo tipo de adversidades y su editorial ha sido una de las primeras en apoyar a los escritores noveles.

Mientras le explico en que va la entrevista, José se siente extraño y me pregunta: ¿cuánto tiempo vamos a demorar?
Le respondo que menos de una hora; se sorprende y me dice: ¿Tanto... de qué vamos a hablar? Aún no cree en el gran trabajo que está haciendo y pues, hay muchísimo que hacer y de que hablar.

¿Cómo nació la editorial Gato Viejo?
La editorial tiene unos siete años aproximadamente, nació por el cantautor No Recomendable, él fue quien me incentiva a esto, porque él encontró un desaliento de parte de las otras editoriales, entonces me anima a fundar la editorial y es ahí donde empieza este rumbo.
  
¿De quién fue la idea del nombre "Gato Viejo"?
El nombre sale por un apodo que me pone Edson y él fue el que me dijo que lo ponga a la editorial y bueno es un nombre bueno, bonito y con pegada.

Aparte de poesía también se publicaron textos políticos 
Primero se publica Lugares comunes de No Recomendable, el mío, unos sobre el Che y más textos políticos, luego tomó otro rumbo y pasó al lado poético.
No cambiamos la línea, considero que la poesía también tiene su parte política, hacer cultura es hacer política, acá no publicamos fujimoristas ni ppkausas. El año pasado abrimos otro sello "Combatiente", para tener textos más políticos, crítica social, ensayos y dejar a la editorial Gato Viejo con lo cultural y literario.


¿Como te llegó a interesar la poesía?
Me interesó desde el último año del colegio. Yo era chancón en todos los años y hasta cuarto de secundaria estaba en primer puesto, matemáticas sobre todo.
Entonces en el último año tuve una profesora que me inculcó el tema de la literatura, en ese entonces estaba escuchando trova, punk y música de protesta, es ahí donde empieza ese interés y ahí encontré la poesía. 

Empecé a escribir textos románticos y después me metí más en la trova cubana, chilena; así que me volví crítico, tener conciencia social y ahí tuve más interés por otro tipo de poesía.

Trato de escribir sobre política pero sin perder la ternura. En esos años dedicaba poesía para la persona con quien estaba en ese rato, me enfoqué en la literatura y el primer puesto se fue al carajo.

¿Y qué autores leías en esos tiempos?
A Javier Heraud. En esas épocas me llegaban los populibros, que era un proyecto de Manuel Scorza. Encontraba Neruda, Benedetti, Gelman, Cortázar, Ribeyro, ahí conocí a Neruda, Vallejo. Cortázar fue clave para mi poesía y poco a poco conocí más autores.

Hace poco hablaste de la música, ¿cómo así  llegó el Hip hop a tu vida?
El hip hop lo conozco de tiempo. Empecé con la trova y el punk, que éste arrastra hacia el Perú; el Hip hop se vuelve más conocido, siempre hubo pero el político, el rap politizado, llegó con una fuerte movida. Yo aparte de ser editor o tener la editorial, también hago política desde los 17 años.
Conozco a algunos militantes de esa movida que hasta ahora se mantienen y que dentro de los quehaceres políticos creamos un lazo. Yo no hago hip hop, pero apoyo de manera política y ahora hay una movida muy fuerte aquí. 
Queremos que sea motor de un cambio, yo trabajo con ellos fuertemente desde hace 3 años. Hacemos talleres, conversatorios, movidas tratando de educar sobre todo a la juventud.

Como ves la poesía 7 años después desde la primera publicación
Me sorprende algunos espacios sobre todo de poesía que han aparecido. Conozco al grupo Tajo, ellos son un grupo que tratan de modernizar un poco la poesía. Antonio Chumbile participa con nosotros, que para mí es uno de los mejores poetas jóvenes, hace poesía con un contenido callejero, con carga social, de crítica, es muy buena su poesía muy libre, muy espontánea.

El mundo poético ha cambiado bastante porque han aumentado recitales y las ferias sobre todo. Ahora hay más oportunidad para que publiquen, para presentar y venderlo, lo otro es que también las municipalidades y lugares culturales están apostando por la poesía y la música.

¿Crees que la poesía española contemporánea nos ha influenciado actualmente?
Sí... creo que sí. Han abierto por lo menos una especie de movida, interés, pero considero que todavía ese interés es muy primigenio porque a veces las lecturas que ofrecen son muy sencillas, no hay tanto nivel, hablo en general, no estoy diciendo algún nombre y debe haber más. 

Pero la movida de Lima no define a toda la movida peruana, la movida en otras ciudades es distinta y hasta puede ser mejor.

Conozco a varios poetas en el interior del país, como Álvaro Cortés que pertenece al grupo La Chimba de Arequipa, también Helmut Jerí de Ica, es buen novelista y poeta, tiene un nivel muy bueno, Irwin Valera de Chimbote que pertenece al Team y Julio Carmona de Piura.


Cuál es tu pronóstico en cuanto a la poesía actual
Ahora lo que se está planteando es unir más la trova o música con la poesía, pero en algún momento va a tener su tope y se tiene que lograr pasar esa unión e invitar otras artes como el teatro, la performance, tener un contenido más llamativo para el sector popular, que la poesía llegue a todos y no solamente a un bar o circuito literario pequeño, porque la poesía llega a cambiar personalidades, vidas y el modo de ver las cosas.

¿Tres poemarios que se publicaron en el 2017 que más te gustaron, tanto de la editorial como otras?
Desacuerdo con el universo de Ariadna Del Mar
Ojalá usted de Irwin Valera 
Kakumei de Ariana Llerena

¿Que proyectos y planes para este año?
Tratar de promover más la editorial tanto nacional como en el extranjero, también espero que publiquemos autores de afuera, no necesariamente conocidos y tener más integrantes dentro del Team Gato Viejo.
La idea es que conozcan más la editorial. Tener más presencia en actividades, hacer que la poesía llegue a otros lugares, por eso lo del tour que se planteó es para lograr que los poetas que son de la editorial vayan a otras ciudades a promover su arte y sus productos.

¿Seguirás haciendo versus?
Sí, entendí que el detalle de los versus poéticos en donde de cierto modo se enfrentaba la poesía de autores clásicos, servía para que la gente conozca a esos escritores. Hay personas que escriben o publican, sin conocer a los clásicos, no han leído y se lanzan a escribir; a la semana están con poses de divo y esas son cosas que no ayudan ni siquiera para promover la literatura, hay mucho ego que no me cuadra hasta ahora.

El ego es natural siempre cuando no sobrepase el tema de las poses de divo, de considerar que el mundo gira a tu alrededor. El tema de tener una autoestima está bien porque consideras que tu arte tiene un valor y hay que defenderlo, pero llegar al punto de todo lo que tu hagas es lo mejor y tiene que ser si o si es una ley son huevadas.

¿Por qué publicar con Gato Viejo?
La gente que viene lo hace por la frescura que hay en el tema de publicar o de organizar los eventos, no hay un formalismo tan apretado, tan jodido que hay de repente en otras editoriales. Acá tratamos de hacer familia, se trata de crear amistad más que una relación financiera, la cultura tiene que ser fresca, libre o espontánea. Si uno quiere publicar tiene que ver sus autores, que tipo de relación crea la editorial con sus autores.

Muchas gracias José "Gato Viejo" por el tiempo y por aceptar esta "entrevista", fue genial conversar un poco más sobre otros temas. Comparto tus opiniones, posiciones, visiones sobre muchos puntos y la pasión por la poesía. Estoy seguro que vendrán mejores cosas este año tanto para la editorial como para lo cultural.

Si quieren saber más sobre la editorial pueden visitar:
https://www.facebook.com/grupogatoviejo
https://www.instagram.com/gatoviejoeditorial

martes, 26 de diciembre de 2017

Lo que dejó la poesía en el 2017


En este año se inició una explosión de la poesía contemporánea peruana, corriente que venía avanzando poco a poco desde hace unos años, que originalmente empezó por Damani Cienfuegos, Félix Matienzo, el cantautor No Recomendable y otros de la mano de la Editorial Gato viejo.

Desde hace dos años o más, hemos visto el aumento progresivo de imágenes de frases en las redes, algún enlace de un blog y muchos potenciales escritores que cuentan con un fan page para compartir su trabajo y que no sólo han quedado en escribir de forma virtual, pues muchos de ellos ya están empezando a publicar y eso es sumamente difícil del cual aplaudo a los que se han aventurado a hacerlo.

En febrero de este año Ariadna del Mar presentó su primer poemario titulado Desacuerdo con el Universo en la Casa de la Literatura inaugurando este productivo año para los autores peruanos. Meses después le siguieron autores como Alex Joffre con Todo lo que quise decir, Leonardo 16 con A puño y Rosa, Kazuko Kikushima con Tatuajes. También Janice Sánchez con Después de ti, Valeria Román Marroquín con Feelback, Braulio Paz con Showman, Eduardo Cabezudo con la liberación de las ranas y seguro muchos más. Y los que se aventuraron con lanzar una novela y poemario como Irwin Valera con El verso de tu nombre y Amor y Luna; también Hugo MC con El temor del silencio y 31 días de extinción.

Y no sólo se presentaron primeros libros, también reediciones como el de Vivir en mil pedazos de Tatiana Olivera, también segundos poemarios como Sipas Wayta de Félix Matienzo, 100 poemas de ti de Hugo MC, Kakumei de Ariana Llerena, Norcorea de Kevin Castro y terceras publicaciones como el de Gaviotas suicidas de Miguel Fegale y Ojalá usted de Irwin Valera. Como vemos, la poesía no ha muerto, está más viva que nunca sobre todo con escritores jóvenes con mucha calidad que solo falta más difusión para que llegue a más personas. 

Poesía de miércoles en la Casa de la creatividad

Paralelamente se han creado espacios para recitales, como en el Clandestino bar, el Delfus bar y el Jardín de Jazmín a pesar de que son locales para consumir. También centros culturales como la Casa de la Creatividad, el local del Gremio de Escritores, el Paradero cultural. Sin dejar de lado eventos nuevos como la Caravana de Poesía, Poesía de Miércoles en la Casa de la creatividad y el Primer encuentro de escritores jóvenes del Perú del cual pude participar, sin olvidar las ferias en provincias.

En cuanto a otras Editoriales, que he seguido este año como Cronopio y Poesía sub 25 han hecho un excelente trabajo, publicando más de dos libros con sus respectivas presentaciones y organizando recitales y digo que fueron positivos porque son relativamente nuevos.

En marzo se realizó un importante homenaje a Elvira Sastre, del cual me emocioné cuando ella envió saludos mediante un video y fue muy agradecida por este evento y que sin dudarlo tuvo mucha acogida. También debo resaltar los recitales en formato de versus que hubo entre Benedetti y Cortázar, Bukowski y Neruda y por último Sabines y Pizarnik. Del cual participé en dos ocasiones

Pienso que para que esto crezca, no sólo se necesita publicar, tener un fan page, una cuenta de Instagram y subir contenido. No podemos regirnos por likes ni seguidores. Si bien es un medio que nos da pantalla, no quiere decir que sea lo único, es algo engañoso.

Pues para vender, para que conozcan nuestro trabajo y para acercarnos a los lectores, la mejor vitrina es presentarnos en recitales, ferias y eventos de distintas editoriales. No importa el nombre de la empresa ni los egos, para que la poesía crezca, hay que sumar porque cada uno tiene su público, menos se trata de competir. Y no hay que esperar que alguien organice o nos llame, ni depender de la editorial, busquemos las oportunidades que las hay o a lo mejor, organizarlo.

Versus en el Clandestino bar
He leído la mayoría de publicaciones de los autores mencionados y estoy satisfecho con los trabajos. Esto va por buen camino. Y hay que ver otras alternativas para acercar al público. Un claro ejemplo es acompañar con música los recitales. Así como lo hace Tatiana Olivera cada vez que se presenta o lo que fue el primer evento con ese formato llamado recital cantautor que tuvo como protagonistas a No Recomendable, Irwin Valera y Kazuko Kikushima.

Aparte de decir cosas profundas, internas o importantes hay que verlo como entretenimiento, aunque a algunos no les guste la idea, no descartemos que también se debe reconocer como tal. Un recital no hay que verlo como un coloquio o una conferencia; si la poesía se difunde como entretenimiento o un evento atractivo, digamos que algo lúdico el lector apoyaría estos eventos porque se sentiría identificado. También se debe entretener al lector, no hay que escribir y recitar directamente para otros poetas, sino para un público en general y esto sin dejar de proponer ni descuidar la calidad.

Estoy seguro que este 2018 será clave para fortalecer lo logrado hasta ahora, vendrán nuevas propuestas, nuevos libros y gente que se anime a sumarse a la poesía; sigamos en este viaje. Nos vemos en el camino.

PD. Este año conocí a muchos escritores, además pude intercambiar ideas y conversar más allá de las letras. También pude coincidir en recitales con algunos, esa fue la mejor experiencia que he ganado incluso aprender de ellos y recibir algunos consejos.