viernes, 17 de febrero de 2017

Tu comienzo y mi final



Siempre te tienes que hacer el fuerte, a pesar de todo, hasta en las malas noticias. Tenía ya que demostrarlo, suficiente me viste vulnerable y triste, pero ya no, además para ti era una buena nueva. Y así empezó y todavía no ha acabado.

Y fue aquel día, en el que las verdades tenían que salir a flote y con preguntas al aire, en ese ambiente envuelto de baladas y de música que odiábamos. Aquel lugar que nos ha visto alegrarnos y entristecernos, aquel lugar de infortunios y de victorias, aquel lugar que sabe nuestra historia.

Se puede huir de todo, menos de lo que se pierde y ese día, como que te perdí, te alejaste, por poco desapareciste. En eso te das cuenta que otra vez tienes que volver a empezar y que la apatía sobre ello a desaparecer.

Nuevamente te sientes envuelto de ese sentimiento de extrañeza, que anteriormente la sentiste un par de veces, ahora es en una nueva dirección. Y pensar que ya me sentía fuerte para esto, pero no, es igual, igual cuando te sientes mierda.

Mi mirada está ausente, como lo está siendo tu presencia, mi tiempo, me está sobrando y el tuyo ya está compartido. Ya no contaremos hasta el infinito ya que podrás contar hasta dos y ahora tu inmortalidad estará vulnerable, como cuando yo vea que en mi lado izquierdo, ya no hay nadie.

Y dejaré de pensar en ello, de controlar mi dependencia, de decirle a mi celular que lo usaré menos, hasta de ver menos memes en facebook. Esta es mi realidad y pensamiento, ya no hay sorpresas y quedan renuncias.

Toca desaprender y diluir aquellos pensamientos, no sé si prometer pero tomaré un puñado de motivos para recordar menos y crear más historias, pero lo malo, es tu ausencia, que nunca la sentí, porque estabas más presente que la luna.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Divulgando Astronomía



Desde que me había integrado al grupo de astronomía de UNMSM me llamaba la atención el divulgar ciencia, como física y astronomía. En esos tiempos participábamos en eventos en las calles, en fechas centrales como el Día internacional de la Astronomía, campamentos y charlas en los colegios. Luego de 2 años me separé del grupo.

Aún así, no me desligué de la astronomía durante estos años. Y en enero de este año tuve la oportunidad de ir a  México para una escuela de astronomía observacional del cual tuve una gran experiencia. 

Luego, en mayo hubo un evento astronómico muy importante, que fue el tránsito de Mercurio delante del sol, para ello, junto con un profesor que se ha vuelto socio mío, compramos un telescopio, que a partir de la fecha nos ha servido mucho, y nos fuimos de campamento a Matucana con un par de personas para observar dicho evento, del cual tuvimos éxito y fue el inicio para seguir con la idea conjunta que teníamos, el de hacer divulgación.


A partir de ese acontecimiento, la idea fue madurando así que formamos un grupo que incluiría profesores y alumnos. Así que poco a poco se fueron sumando.

Luego del tránsito de Mercurio, siguieron eventos como el de la Superluna, el campamento para observar la lluvia de estrellas Oriónidas, el Día Internacional de observación lunar,  el evento de Astrogea realizado en Plaza Norte y por último, una charla por los 20 años de la partida de Carl Sagan.


Este es un proyecto personal, que si siempre me ha gustado realizar y por hoy lo estoy concretando. Compartir conocimiento es algo que debe darse, el conocimiento es universal y me alegro mucho cuando una persona se entera de un fenómeno o hecho científico ya que aprende y olvida un conocimiento errado a priori. 

Me siento feliz cuando las personas ven por primera vez un planeta o la luna, me satisface la emoción, la sorpresa y la alegría que emanan al estar viendo un objeto a través del telescopio, eso para mi vale mil.

Este año que viene espero que haya más campamentos y charlas para así fomentar cultura astronómica, conocimiento y para que conozcamos más del cielo privilegiado que tenemos fuera de Lima.

Los dejo con una frase de la primera astrónoma del Perú Maria Luisa Aguilar